El Departamento de Salud va a distribuir en todas las consultas de pediatría de Euskadi unas calcomanías para repartir entre los pequeños y pequeñas que se acerquen a visitar a su pediatra. Se trata de dos vikingos y dos dinosaurios, acompañados de la leyenda “ausarta naiz” y harrosaurua naiz” y que pretenden reforzar y acompañar a los niños y niñas en su acceso a la asistencia sanitaria.

La Consejera de Salud, Nekane Murga, ha señalado que “es nuestra obligación garantizar el mantenimiento y la mejora de la salud de todos los niños y niñas proporcionando una atención acorde a su edad y desarrollo. Para ello debemos procurar un trato humanizado generando un ambiente relajado en la atención de sus necesidades”.

Minimizar el miedo y la sensación de vulnerabilidad que las que los niños y niñas sienten ante los profesionales de la salud o ante procedimientos terapéuticos es una prioridad en el entorno sanitario. Así, a través de esta iniciativa, se intenta conseguir una relación personal cercana con los pequeños y pequeñas, ya que un trato más humanitario y empático se traduce en una mejoría en el proceso de enfermar.

Las pegatinas que se van a repartir tienen la intención de convertirse en un ejercicio de autoafirmación para los pequeños y pequeñas, ya que se trata de una de las formas más efectivas de superar los miedos.

Por un lado tenemos a los vikingos que buscan inculcar el beneficio del valor: “los niños y las niñas se enfrenten a los bajalenguas y las jeringuillas con espadas y mazas figurados, niños sin miedo que pueden con todos los rigores de la medicina ¡Por Odin!.

Por otro lado los dinosaurios “constituyen una mina de sensaciones para los niños y niñas, que van desde el terror a la ternura, desde la curiosidad a la necesidad de encarnar su exotismo y su fiereza”.